Past Cities

Aksaray, Turkey

Cargando mapa...

Aksaray, una ciudad histórica ubicada en el centro de Turquía, es un lugar profundamente arraigado en un rico significado cultural e histórico. Su cautivadora historia abarca varios milenios y ofrece un tapiz de eventos que han dado forma a la ciudad y a su gente. Desde sus primeros asentamientos hasta su posición como centro estratégico, Aksaray se ha visto influenciado por su entorno político y factores geográficos, dejando una marca indeleble en su desarrollo.

La ciudad de Aksaray tiene una larga historia que se remonta a la antigüedad. Se cree que fue colonizado por primera vez por los hititas alrededor del año 2000 a. A lo largo de los siglos, varias civilizaciones han dejado su huella en la ciudad, incluidos los frigios, persas, griegos, romanos, bizantinos, selyúcidas y otomanos.

La población de Aksaray ha sido testigo de fluctuaciones a lo largo de su historia. Si bien los datos específicos de la antigüedad son escasos, se sabe que durante el período bizantino, la ciudad era un centro urbano floreciente con una población considerable. Sin embargo, los efectos devastadores de las invasiones árabes en los siglos VII y VIII provocaron una disminución de la población, ya que la gente huyó de la ciudad en busca de seguridad en otras regiones.

En el siglo XII, Aksaray se convirtió en parte del Sultanato Seljuk de Rum. Los selyúcidas transformaron la ciudad en una importante capital regional, contribuyendo a su crecimiento cultural y económico. Durante este período, Aksaray experimentó una afluencia de colonos de otras partes de Anatolia, lo que contribuyó al resurgimiento de su población.

Uno de los eventos históricos notables en la historia de Aksaray es la invasión mongola en el siglo XIII. Los mongoles, bajo el liderazgo de Genghis Khan y más tarde de su nieto Hulagu Khan, barrieron Anatolia, dejando destrucción a su paso. Aksaray no se salvó de esta devastación y la ciudad sufrió daños significativos. Las invasiones mongolas provocaron una disminución de la población, así como reveses económicos y culturales para Aksaray.

Después del período mongol, Aksaray quedó bajo el control de los Karamanids, un beylik turco. Bajo el gobierno de Karamanids, la ciudad experimentó un período de relativa estabilidad y prosperidad. Los gobernantes Karamanid, conocidos por su patrocinio de las artes y la cultura, fomentaron un ambiente que atrajo a eruditos, poetas y artistas a Aksaray. La ciudad se convirtió en un centro de aprendizaje e intercambio cultural.

Sin embargo, las luchas por el poder político y los conflictos en la región continuaron dando forma a la historia de Aksaray. En el siglo XV, el Imperio Otomano expandió sus territorios, engullendo gradualmente a los beylik Karamanid. Aksaray, junto con la región circundante, quedó bajo control otomano, lo que marcó el comienzo de una nueva era para la ciudad.

Bajo el dominio otomano, Aksaray experimentó un mayor crecimiento y desarrollo. Los otomanos invirtieron en proyectos de infraestructura, como la construcción de mezquitas, caravasares y edificios públicos, mejorando el paisaje arquitectónico de la ciudad. Este período también vio un aumento en la población, ya que Aksaray se convirtió en un importante centro comercial y comercial, beneficiándose de su ubicación estratégica a lo largo de importantes rutas comerciales.